Historias de Exito

Pedro Velázquez

Nací en Santurce, Puerto Rico. Crecí en una familia compuesta de ocho personas. Mi infancia fue como la de cualquier niño. A los 16 años comencé a tener problemas con el alcohol. Estuve en programas de rehabilitación en distintas instituciones. Llegué a la cárcel. Al salir de ella, entré en un programa en el cual aprendí diferentes oficios. Continuaba teniendo problemas con el alcohol. A pesar de ello pude formar un hogar y procrear una hija. Luego de algunos años conocí a una mujer con la que formé un nuevo hogar. Ella fue un gran apoyo en mi vida. Nos unimos de tal manera que al morir sufrí una crisis muy grande y recaí en el alcohol. Llegué a vivir en la calle por un tiempo, hasta que conocí a La Fondita de Jesús. Me encuentro recuperado, resido en una vivienda transitoria y colaboro como voluntario en el grupo de Oradores de la Calle de La Fondita de Jesús.

 

Jaime E. Ayuso Rodríguez  

Nací en Santurce, Puerto Rico. Formé parte de una familia de cinco personas. Tuve una infancia muy feliz. De joven fui a vivir con mi madre a Río Piedras. En 1995 conocí a la persona que se convirtió en mi compañera. Viví con ella unos diez años. Al cabo de este tiempo nos separamos y por no tener lugar a donde ir, viví en la calle. Gracias a Dios no tengo problemas de adicción. Llegué a La Fondita de Jesús hace un año atrás y colaboro como voluntario en el grupo Oradores de la Calle. Mi deseo es superarme en la vida. Actualmente vivo en un Residencial Público del área metropolitana.

 

Luz E. Dávila   

Soy natural de Río Piedras, Puerto Rico. Mi infancia fue normal, disfruté mucho con mi familia. En mi juventud formé un hogar y tuve dos hijos. Sufrí la separación de mi compañero y esto me produjo una crisis que no supe manejar. Comencé a experimentar con las drogas hasta llegar a deambular. Luego de nueve años de vivir en la calle, entré a un hogar de rehabilitación. Al salir de este hogar conocí La Fondita de Jesús. Viví por dos años y medio en el Proyecto de vivienda transitoria de la Fondita: El Pueblito de Jesús. En la actualidad trabajo en La Fondita de Jesús como “Homeless Advocate”. Una de mis responsabilidades es la coordinación del grupo Oradores de la Calle. Gracias al apoyo que he recibido, tengo mi propia casa, he formado un nuevo hogar y he recuperado a mis hijos.

 

Ismael Álvarez Dones  

  Nací en Santurce, Puerto Rico. Vengo de una familia numerosa. Éramos dieciocho hermanos. Mi infancia fue como la de cualquier niño de mi tiempo. Aunque sufríamos limitaciones económicas, manteníamos la fe que sembraba en nosotros nuestra madre. Siendo aún bastante joven, me uní a una compañera con quien tuve una hija. Durante este tiempo comencé a tener problemas con el alcohol y las drogas. Esto me llevó a la cárcel. Al salir, mi problema de adicción empeoró y pasé por muchas vicisitudes. Al fallecer mi madre, tuve una revelación del Señor. Una persona me refirió al Programa de Vivienda el Pueblito de Jesús, de La Fondita de Jesús, donde conseguí un apartamento. Aquí conocí a la que es mi esposa, Robin Sue. Nos casamos en La Fondita y hemos procreado un hermoso niño a quien llamamos Emmanuel. Le doy gracias a Dios y al personal de La Fondita de Jesús por el apoyo que recibo para seguir adelante.

 

María de Lourdes Torres          

Crecí como cualquier niña, en circunstancias normales. A los dieciséis años comencé con el uso de sustancias controladas. Mi adicción me llevó a vivir a la calle. Estuve deambulando por un año y medio, dormía en una plaza pública. Una persona, miembro de una iglesia, hizo los arreglos y me llevó a un hogar de rehabilitación. Estuve dos años en el Programa. Ya rehabilitada, me uní a mi actual esposo en el Pueblito de Jesús, el hogar de vivienda transitoria de La Fondita de Jesús. Vivimos aquí por dos años y medio. Gracias a Dios, hoy trabajo como recepcionista en La Fondita de Jesús. Es siempre mi deseo dar lo que por gracia recibí.